Carta de excusas a la agrupación Cuento Luna

La presente va dirigida al director de la agrupación Cuento Luna, Mauricio Barbosa “Vampi”.

Mil disculpas

    Siento mucho haber escrito algunos comentarios que atentaran contra tu agrupación. Luego de algunos mensajes recibidos, casi todos conciliatorios, sometí a interno análisis todo lo que avivó el asunto, reflexionando un poco, haciéndome posible escribir estas excusas.

Siento también que se haya mal interpretado todo. Como cualquiera de nosotros, quizás yo un poco más visceral, porque soy apasionado, porque le meto sentimiento a las cosas, detoné públicamente en mi perfil de Facebook, escribiendo un comentario para mis amigos.

Como corregía frases más abajo, en el hilo del comentario, efectivamente la universidad no forma buenos seres humanos, sino que expone a la gente a conocimientos. Yo (y he allí mi falta grave), no era nadie para criticar, en mi Facebook, a un miembro de tu agrupación sobre si había estudiado en la Univalle o no. Yo sé que esas cosas no son de mi incumbencia y por eso te presento estas excusas.

En el fondo lo que siento es una preocupación inmensa por ver en crisis el espacio en el que, para agosto, cumpliré once  años de contar cuentos. Por eso te manifiesto aquí mis excusas y el origen de algunos de mis comentarios, el origen de mis apasionamientos (ojalá se tome esto como una sugerencia amigable).

En algún momento se extravió el camino de lo que se hacía en la Colina de San Antonio y se comenzaron a proponer contenidos que atentaron directamente la estabilidad del espacio. Recordá que comenzaron a publicar cosas sobre eso y que llegaron a la Alcaldía de Cali. ¿Te acordás del artículo publicado por Tomás Latino, tan malicioso, que llegó a manos de Espacio Público? (Ver enlace).

Luego vino el intento de desalojo, el 20 de enero del 2012, cuando se realizó un operativo para desalojar a los cuenteros del teatrino bajo el argumento, entre otros, del uso de un lenguaje soez. Fue confrontante saber que fueron las mismas personas que nos visitaron quienes colocaron las quejas en la Alcaldía, que no fueron dos o tres, que fueron varias (eso lo supimos cuando estuvimos en la reunión en el Concejo de Cali). Luego, afortunadamente, se logró que nos permitieran seguir en el espacio, firmando un documento en el que nos comprometíamos a:

“No realizar presentaciones que riñan con lo cultural, a no permitir presentaciones que atenten contra la moral y las sanas costumbres y especialmente que no atenten contra la moral de los niños que allí asisten.” (Ver enlace)

Y logramos mantener el espacio. Aunque el contenido cambió, mostrando que sí se podía, pasado un tiempo volvió la misma forma de narrar acostumbrada. Sin la intención de filtrar el asunto al público, porque sabemos las polarizaciones que se generan en estos casos, te entregamos discretamente una carta en la que manifestábamos nuestra preocupación por lo que hacía la agrupación bajo tu dirección. (Ver enlace)

Me gustaría mostrarte que no es una postura personal, que nuestras sugerencias obedecen también a lo que aparece en el  Código de la Infancia y la Adolescencia. Se supone que debemos comprometernos a una Protección Integral de los menores de edad que asisten a vernos. Son muchos los apartados de la Ley que abordan el tema (el Artículo 32, el 39 y luego, el Artículo 54 habla de las sanciones, que pueden llevar al cierre del espacio en la Colina de San Antonio). El documento es extenso, sin embargo, acá te dejo uno de los artículos que aparecen y que hablan del tema. El Artículo 47, punto seis, dice que debemos abstenernos, así sea en Internet, de

“realizar transmisiones o publicaciones que atenten contra la integridad moral, psíquica o física de los menores, que inciten a la violencia, que hagan apología de hechos delictivos o contravenciones, o que contengan descripciones morbosas o pornográficas.” (Ver enlace)

Ese es el origen de nuestra preocupación. Por lo cual, de la manera más respetuosa y entendiendo que este es un bien común,  te pido que reconsideres el contenido de tus espectáculos, para que salgan del humor a partir de la discriminación étnica, la violencia hacia la mujer, hacia las personas con situación de discapacidad o bajo preferencias sexuales diferentes. La Colina de San Antonio es un lugar de inclusión social, es un parque. Las personas no deben sentirse discriminadas o señaladas y los padres tienen derecho a llevar a sus hijos, sin correr el riesgo de sentirse incómodos.

Yo sé que tienes un talento increíble para hacer reír y por eso has llegado tan lejos (ya mucha gente te lo ha dicho).  A veces, cuando vamos entrando al teatrino para recibir el espacio, logramos ver a la gente muy feliz, mientras hablas de qué tan grande es el pene de un negro, o las distintas formas en que gritan las mujeres cuando tienen un orgasmo, o la forma tan particular y creativa para decir qué tan feo le puede oler la vagina a la Bella durmiente y todo eso hace estallar en risas a los/las asistentes (sin duda un talento sin igual). Pero, por otra parte, así como ya otras personas te lo han dicho, todos aquellos comentarios vulgares, llenos de groserías y demás, sobran en tu espectáculo. La gente nunca dejará de reír con vos y estoy seguro que van a agradecer el constante mejoramiento de los espectáculos y con ello se evita poner en riesgo la permanencia de los cuenteros en la Colina de San Antonio, que son para disfrute de todos los caleños y caleñas.

La gente merece seguir disfrutando del espacio en el que cumpliste trece años contando. La gente merece premiar la constancia que has tenido y que no tuvieron los cuenteros que estaban antes, esos que avivaron el movimiento; así como el faquir, o el hombre que se vestía de mujer y que iban todos los fines de semana a presentarse en el teatrino antes de que nosotros llegáramos a él.

En algún camino nos separamos, pues ambos le apostamos a trabajos diferentes y creo que los dos vamos obteniendo los logros merecidos. Cada uno ha tomado las decisiones para ser feliz y cada cual tiene diferentes formas de serlo. Ahora bien, por más diferentes que seamos, el objetivo es mantener el espacio y eso no se te puede olvidar. A mí me duele la situación, por los once años que llevo allí, por el tiempo en que abandonaste el sitio, casi un año, y yo me quedé al frente de todo, porque somos los dos cuenteros más constantes en la Colina, porque aún se recuerdan procesos que se hicieron de manera conjunta y que fueron afortunados.

¿Te acordás de la revista que hicimos juntos? Escribíamos pésimamente mal. En ella planteábamos nuestros sueños, diferentes a los actuales, pero al final de cuentas sueños que motivaron algunos pasos. Acá te dejo el enlace, para que revivás momentos de trabajo conjunto. A la larga esto es lo que más le gustaría a la gente recordar de nosotros, de ese tiempo. Para los fanáticos/fanáticas esta revista es sin lugar a dudas un tesoro. (Ver revista CuentoLuna)

Sé que he dejado muchos enlaces, pero es sólo para evitar que se mal interpreten mis opiniones, pues una lectura equivocada puede llevarnos a una nueva discusión y eso quiero evitarlo a toda costa.

Espero aceptes mis humildes reflexiones y mis excusas, que al mismo tiempo son para el hermoso público que no debería estar contaminado con esto y que nos lleva apoyando hace más de una década (de paso, con la presente, también presento excusas a todos y todas).

Ojalá podamos pasar esta situación y servir de ejemplo para la construcción de una nación en paz, de respeto, para todos.

Sin nada más que decir,

Jhohann Castellanos Lozano, “El Santo”

Fundador y cuentero de Santa Palabra

 

Portada

Anuncios

7 comentarios en “Carta de excusas a la agrupación Cuento Luna

  1. Leí la revista que además de graciosa es entretenida, sería excelnte que cambiaran las cosas, además de que las intenciones puras y tan valiosas para construir ese cálido espacio es lo que conmueve a muchas personas y que genera respeto y buenas acciones y que puede ayudar en el proceso de paz y lo , que no se construye en ninguna cumbre, sino que se forja desde la moral y la cultura, desde el corazón (en sentido figurado y por “cursi” o idealista que parezca); todo esto desde mi punto de vista que también incluye la idea de que la armonía debe ser primero interna.Me alegraría mucho ver este fenómeno en la colina, no asisto demasiadas veces pero me siento triste al ver y sentir ese disgusto entre colegas, que ahora sé que no vale la pena, así que en mi humilde opinión, espero que se tome en cuenta las palabras escritas en esta carta, y que valga la pena este comentario que no pretende cambiar nada, solo es eso, un comentario, pero esa es la intención. por último quisiera preguntar: -¿Cómo supo que era la misma taza el señor del restaurante?.

  2. Carta con sentido inteligente; es un espacio público expuesto e icono de nuestra ciudad, debemos respetarlo y conservarlo. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s