Si vas a viajar a Cuba ten en cuenta…

  • El presente texto es posible gracias a la invitación realizada por el Festival Internacional 10 de Octubre Cuenta, realizado en La Habana, Cuba, para su octava versión realizada durante la segunda semana de junio del 2015. A este festival asistió Santa Palabra con sus cuentacuentos invitados en representación de Colombia.

Antes de la enumeración temática, que sin dudas será un buen abrebocas para cualquier viajero/viajera, debo confesar que pretendía dejarles aquí un diario que relatara la completa y detallada experiencia vivida por Santa Palabra en el festival. Esta idea se desvaneció ante tanta actividad que hizo imposible un momento de reposo para escribir; hoy la idea de una reconstrucción detallada, día por día, me desanima y me parece inútil. En lugar del proyecto de escritura inicial pienso describir aquí algunos aspectos, disgregados, a manera de inventario, que sirvan de herramienta a aquellos/aquellas que deseen viajar a la isla. De antemano subrayo que las apreciaciones aquí contenidas obedecen a una corta visita de 17 días y que pueden resultar imprecisas. Lo que sí puedo afirmar es que son producto de la completa honestidad y que si exagero o me equivoco es porque he sido engañado por mi razón, por mis sentidos. En principio debo decir que Cuba no es una isla, es una inmensa llanura sin costa, con elefantes y jirafas revolucionarias… Ok, ok, sí, Cuba es una isla en el Caribe. Mejor le dejo los datos así:

1.  (la visa). Si eres colombiano/colombiana y pretendes viajar a Cuba necesitarás visa, pues el pasaporte no es suficiente. A este proceso de visado también se le conoce como Tarjeta de turismo y tiene un costo alrededor de los $20 dólares. Nosotros viajamos con una visa especial, pues ingresábamos al país para desarrollar una actividad cultural y artística, lo cual propone unas condiciones distintas a las de la visa de turismo. Para el caso de Colombia aquí dejo la página que contiene esta información. Embajada cubana en Colombia: http://www.cubadiplomatica.cu/colombia

Tren en Cuba2.  (antes del viaje). Importante. Antes del viaje debes tener muy claro, sobre todo para responder en migración: qué pretendes hacer en el país, a qué lugar vas, un contacto y qué dinero llevas encima. Si tienes todo esto a la mano y estás seguro, no habrá contratiempo en el proceso.

3. (tipo de viaje). Si vas por una agencia de viajes seguramente tendrás un plan turístico con tus días completamente planeados y tu contacto será el guía y el hotel. Lindo eso si lo que quieres es un viaje superficial, pues te llevarán a los lugares de siempre (los de las fotos), podrás escoger comida semejante a la de tu país y hasta la cama será acogedora (los hoteles entre más estrellas menos cultura local albergan). Pero si vas a conocer las entrañas de un país tendrás que arriesgarte a perderte, a leer previamente los blogs, las guías de mochileros. Es bueno en este caso hacerse amigo antes del viaje de algún cubano referenciado pues ellos sabrán cómo evitarte una considerable pérdida de dinero y de tiempo.

la Habana4. (la moneda). Evidentemente al viajar se busca una moneda de uso internacional, el dólar o euro son dos que se mueven bien en Cuba. Siempre es bueno revisar la compra y venta, para saber con cuál conviene llegar. En nuestro momento, por la subida del dólar y la caída del euro en Cuba, nos convenía entrar con la moneda americana, algo inusual, por lo que nos dijeron, pues siempre está mejor pagado el euro. Al llegar a Cuba necesitarás cambiar por la moneda del extranjero, conocida como CUC (Cuba Convertible). Otra es la moneda que maneja el cubano, en la que recibe el salario mensual, que es el CUP (Cuba Peso) o moneda nacional. Vamos a los números: un dólar, en el momento de nuestro viaje tenía el valor excesivo de $2.480 pesos colombianos. Un dólar te lo pagan, a buen precio, entre $0.94 o el $0.96 CUC. Un CUC representa, en moneda nacional entre $23 o $25 pesos.

Ahora bien, uno de los problemas actuales en Cuba es el manejo de las dos monedas. El cubano usa, porque el turista es una fuente de ingresos interesante, las dos monedas. Se supone que el extranjero sólo debería manejar una, la permitida, el CUC, pero si vas con poco presupuesto y no eres tonto/tonta, aprenderás a moverte como cubano y a usar también la moneda nacional, sobre todo porque consigues todo a mejor precio. Reflexión sobre el punto: Lo ideal y esto es algo que también opinan algunos cubanos de bien, que no buscan aprovecharse de esta confusión para sacarle plata al extranjero, es que en algún momento el país maneje una sola moneda. Para el extranjero esto es sin lugar a dudas un tema complejo y conviene entrenarse en las conversiones y ayudarse de una calculadora. (Enlace tabla de conversiones divisas)

5. (la maleta si vas a La Habana). Llevar ropa fresca, delgada, lentes de sol (de los que sí son para el sol), repelente, bloqueador solar, una gorra, un termo para el agua. Llevar jabón de tocador por si te quedas en la casa de un amigo, papel higiénico, cepillo de dientes, crema dental. Estas cositas de aseo ayudan a bajar costos, se consiguen pero si son de calidad pagas en CUC. Otra cosa indispensable es un mapa de La Habana con los sitios que pretendes visitar, pues ni creas que vas a poder abrir mapas en Google estando en Cuba (quizás en el futuro).

Movimiento 26 de julio6. (El hospedaje y el C.D.R.). Un C.D.R. o Comité de Defensa de la Revolución es el órgano más cercano a la gente y que vela por saber qué hacen los habitantes de cada calle. Es como la Junta de Acción Comunal en Colombia, pero con un sentido más social, en cada calle y que realmente funciona. Este sistema permite que familias sepan quién vive al lado, cómo vive, qué hace. Esto es sorprendente pues en Colombia se persevera por la indiferencia hacia el vecino y allá, al contrario, todos saben quiénes son los hijos de Fulano, qué hace Mengano y si Perensejo está en problemas. Se podría decir que el C.D.R. es realmente útil y positivo, aunque, y digo esto metiéndole malicia colombiana, no deja de abrumar el poder de control que puede llegar a tener sobre la gente, pues mal usado no da campo a libertad alguna. Menciono esto porque un extranjero no puede quedarse en casa de un cubano así porque sí. De hacerlo tendrá que pagar un impuesto y sin lugar a dudas el C.D.R. deberá estar enterado de tal hospedaje. La otra forma es pagar un hotel o un hostal y en esto hay varios precios. En La Habana nos quedamos en el Hostal la K’sona y aquí les dejamos el dato por si se antojan, porque nos trataron muy bien. 

Cuba Almendrones7. (el transporte). Hay tres formas de transportarse en la Habana: el taxi, el almendrón y la guagua. El costo de una carrera en taxi desde el aeropuerto hasta La Habana está entre los $20 y los $25 CUC (es el único medio que te saca de allí si vas por tu cuenta). Un taxi en La Habana, por retirado que sea (muy lejos), puede costar un máximo de $10 CUC. Una distancia prudente, debe estar en el máximo de $5 CUC. IMPORTANTE: siempre, antes de subirte, pregunta el costo. Y negocia con seguridad, como si llevaras mucho tiempo en Cuba. El almendrón es el nombre que reciben los carros viejos, Dodge, que tienen una ruta definida y por el que se paga $10 pesos moneda nacional. Las guaguas o autobuses tienen también una ruta definida, este transporte no debería usarlo el extranjero a menos que tenga una visa distinta a la de turista (pero la usan) y su costo es de $40 centavos de peso, o sea, con un peso nacional viajan dos personas.

8. (el cubano y el turista). El cubano es alegre, habla un español bastante rápido y por eso a veces hay que pedirle calma. Es muy común que también hable inglés si te lo cruzas en una zona turística. Pero vamos a lo neurálgico. Si bien la sensación de seguridad, teniendo en cuenta la problemática latinoamericana es agradable, pues nunca te van a robar a mano armada o a la fuerza, no importa la hora o el lugar, sí se corren riesgos estando solo. Por lo general siempre te inducen a que pagues todo en CUC y seguro intentarán que pagues más de lo debido. Antes de consumir algo pregunta su costo y aclara la moneda. Encontramos sitios donde tienen dos cartas, una con el precio normal, el justo, y otra con los precios elevados. Es por eso que conviene ir acompañado de un local, pues como extranjero resultas vulnerable a las estafas. A veces es mejor tener un amigo cubano e invitarlo a pasear, incluso darle una propina y así salvarte del desfalco que te puede propinar una salida en solitario. Sobre esto en particular tenemos algunos contactos, artistas, que si nos escriben al Facebook de Santa Palabra podemos podemos sugerir para ayudar a que tengan una mejor visita.

9. (los alimentos). Si vas con un plan “todo incluido” no necesitas este punto. Si vas plan mochilero y con poco presupuesto tal vez convenga saber qué comer y dónde.

Lo primero a tratar serían las bebidas. NO debes beber agua sin hervir, preferiblemente toma agua tratada. La razón es lógica, cada país tiene sus propias bacterias con las cuales los lugareños ya han desarrollado una sana convivencia (porque así digan que el agua carece de sabor, en cada país sabe diferente y esto es gracias a la contaminación de cada zona). El jugo de fruta propio de la casa es, sin lugar a dudas, el jugo de mango (delicioso). En la calle puedes comprar Tucola, una gaseosa negra, que está en promedio en los $15 pesos. Una cerveza cuesta $25 pesos, o $1 CUC. El ron es baratísimo, pero no te apresures, que seguro te van a ofrecer en todas partes.

El almuerzo. La base de la comida en La Habana son los moros y cristianos o frijol negro con arroz (y sí, el nombre da para escribir un ensayo sobre historia y etnicidad), huevo, plátano, pollo y como fruta: el glorioso mango. El resto de alimentos son poco comunes, poco vistos. Si algo pudimos destacar es que no hay mucha variedad gastronómica familiar y por las conversaciones suponFloriditaemos que este fue uno de los puntos sacrificados en la historia a consecuencia de los desaciertos agrarios del gobierno y el bloqueo de Estados Unidos. La gente se acostumbró a comer sin variar mucho la cosa. Si vas a comer en la calle lo que más vas a encontrar son pastas y pizza, que son los platos que se ofrecen al consumidor cubano (ambos platos sin mucho sabor, pero que te pueden salvar una jornada). El costo de estos platos está entre los $10 y los $15 pesos moneda nacional. En cuanto a esto dejamos el dato de la pizzería Wanda`s, con precios un poco más elevados pero con un sabor y variedad que vale la pena (carta de precios en CUC). Además el lugar está en un lugar estratégico: frente al parque, diagonal al Floridita.

Las sorpresas. Puedes encontrarte un puesto de hamburguesas a $2 CUC cada una y si te animas, por ser un lugar emblemático, deberías ir a comer helado en el Copelia, que queda cerca al edificio Habana Libre. El helado de este sitio, si bien no hay variedad y son sólo dos sabores en varias combinaciones, es delicioso y realmente económico. (ver cartelera de precios en moneda nacional)

10. (comunicaciones). Una llamada local, de casa a casa, es realmente económica pero no es igual para una llamada a móvil. El minuto es tan costoso que si la llamada es de un número  desconocido el cubano tiene por costumbre desviarla. Por eso es bueno coordinar bien cada salida y en lo posible ir acompañado de un cubano. En cuanto al acceso a internet, si algo debe quedar claro es que es supremamente costoso conectarse a la red y cuando se logra es tremendamente lento (aún la conexión es por módem). Una hora se consigue por el precio de $6 CUC. Es mejor, si se va en plan mochilero, advertir a la familia que se va a estar incomunicado y planear bien las llamadas y los momentos para dar señales del viaje a los que se quedan en casa a la expectativa de tu destino.

Capitolio11. (los lugares a visitar). Este punto obedece a los intereses de cada cual, a las edades, a las búsquedas. Si llevaste un mapa de La Habana será muy fácil comprender las rutas adecuadas. Yo aconsejaría poner de centro, como eje de La Habana, al Capitolio. La razón de esto es simple: se consigue transporte a toda la ciudad y de todo tipo: taxi, almendrón y guagua. Cerca del Capitolio está el Barrio Chino, algunas plazas y parques interesantes, el Habana Libre, que es donde se consiguen los planes turísticos a Varadero y que se ubica diagonal a la heladería Copelia. A unas cuatro cuadras del Capitolio está el bar Floridita, lugar visitado por el nobel en literatura Ernest Hemingway y cuna del Daiquirí. Diagonal al sitio está la pizzería del italiano. A unas cuadras se encuentran la zona de artesanías y la zona más turística, el bar-restaurante que escuchó nacer a Benny Moré, la Plaza de las palomas, La Bodeguita del medio, la Casa de la Cerveza, la estatua del Señor de París y tantas casas monumentales que te faltarán ojos para verlas. Si tomas como eje central al Capitolio estarás a unas cuadras también del Museo de Arte Moderno y frente a éste el Museo de la Revolución.

Señor de parísEntre otros lugares, más lejos del Capitolio y que debes visitar están: el Malecón, la Plaza de la revolución y recorrer, desde el Monumento a la Resistencia la costa de La Habana hasta el Hotel Nacional, lugar donde se hospedó Al Capone y desde donde se cuenta dirigió la mafia italiana cuando para Estados Unidos Cuba era la discoteca para sus desmadres.

12. (el calor). Es importante hidratarse mucho. El sol alrededor del medio día es fulminante, por eso, si se pretende salir a caminar, es prudente hacerlo luego de las cuatro de la tarde, tiempo justo para perderse en la ciudad  con calma pues en La Habana anochece bastante tarde. Dato clave: el abanico es un buen amigo.

13. (el impuesto de salida). Hay que tener en el cálculo un presupuesto de pago de impuesto al salir. Este está alrededor de los $27 dólares pero puede evitarse el pago si el tiquete fue comprado en una fecha muy reciente al vuelo. Las fechas deberá revisarlas cada cual, pero se aconseja tener el dinero reservado para evitar las sorpresas.

14. (los regalos). Algunas cosas las consigues entre el Capitolio y la Casa de la cerveza, sin embargo, lo más solicitado es el ron cubano que no deberías comprar sino hasta la salida. No te apresures a comprarlo y a empacarlo en la maleta de bodega, que se puede quebrar en el viaje y en términos de costo sale casi al mismo precio en el aeropuerto, luego de hacer migración. Además, de comprarlo en el aeropuerto tendrás la plena tranquilidad de poder llevarlo en la cabina del avión. La razón, no la sé, pero sí te dejan llevar hasta cinco botellas por persona y por estar en una bolsita autorizada éstas dejan de ser un riesgo terrorista (paradojas del mercado).

*** Aquí iniciaré algunas apreciaciones más generales y no tan vitales para la visita…

Colegios15. (el outsider capitalista). Si uno es latinoamericano nacido en un país capitalista (si uno es colombiano con mayor razón), esta visita y charlar con su gente puede ser motivo para confrontarse fuertemente. En Cuba todos tienen derecho a la educación, a la salud, de manera gratuita, todos tienen alguna base en deporte o arte, todos tienen derecho a un techo, tal vez no el soñado, pero no es la calle. Por supuesto, debes mostrar rendimiento para lograr posiciones privilegiadas, carreras anheladas y puestos apetecidos, pero depende más de las capacidades que del dinero. Y aquí viene lo paradójico. Es difícil conseguir crema dental, porque es cara, pero entonces es cuando uno se dice: ellos están más cerca de tener crema dental para todos que nosotros en tener educación, salud y vivienda para todos. Dato suelto para el artista: todos los barrios tienen un gran teatro o un centro cultural funcionando (esto es increíble).

16. (la televisión). Existen los canales oficiales, donde todo es políticamente correcto, con programas que se elaboran para garantizar la permanencia de la revolución, pero también existe el “paquete de la semana”. Con una eficacia absoluta comparten, a precio de $1CUC, por medio de USB, las series norteamericanas, los realitys de moda, las novelas colombianas (qué pena, porque todas esas novelas son de narcos y allá están creyendo que aquí todos metemos coca, somos matones y las mujeres son prepagos). Esta es una prueba de la creatividad del cubano.

17. (la religión). Se ve de todo, cristianismo, catolicismo, budismo, pero lo más impactante, por su exotismo, es la religión Yoruba. Su mitología es interesante y sus apoyos de fe pueden parecer siniestros. Altares, saludos extraños, formas de vestir, son algunas manifestaciones de esta religión que busca ligarse con un pasado, con la herencia africana en una tierra rodeada rodeada por el Caribe. Lo que se aconseja es respetar y eso sí, preguntarse si se tiene la madurez para convivir en paz con el otro, así piense, diga o practique lo contrario. Tampoco se ponga de ocioso/ociosa, que en Cuba también se hace turismo religioso.

18. (el tabaco). Sí, sus puros son famosos, sus tabacaleras son de una historia reputada y Cohiba es la marca que desearías llevar de regalo a un amigo conocedor del tema. Pero no te lleves la imagen de todos los cubanos con puros en la boca, pues lo que más fuman son cigarrillo convencionales. Los puros, si son baratos tienen fines religiosos y si son costosos son para vender. Ahora bien, para los que no fumamos esto resulta un poco incómodo porque, tristemente,  se fuma mucho y sin importar que sea encima tuyo. Se hace con una naturalidad increíble y hasta bajo el sol pleno (un asunto de locos).

Arquitectura19. (arquitectura). Se siente la herencia española, la configuración de todo edificio gubernamental en torno a la plaza, las estructuras de defensa española propias de la colonización (las murallas de piedras). También aparecen estructuras inglesas y esto se debe al momento en que hubo la ocupación de La Habana por el ejército inglés y que desembocó en un intercambio pacífico, un truque entre colonias; España cedería La Florida y a cambio le devolverían La Habana. Se siente la expresión del Barroco colonial y por supuesto se nota la riqueza, la opulencia, debajo de la pintura vieja y acabada, propia de un gobierno que ha luchado contra el bloqueo y sus condiciones geográficas, poderosas para el tráfico de mercancías, pero limitadas por el Tío Sam. Conviene saber un poquito de historia antes del viaje. Aquí está lo que cuenta la página oficial cubana para Colombia, como para empezar… (enlace a la página)

Hasta aquí mi pequeña enumeración. Ojalá les haya servido para acercarse un poco más a lo que significa ir a La Habana Cuba, una ciudad poderosamente alucinante en un país que tiene como anillo lleno de joyas preciosas, al mar.

Si quieres ver más fotos de nuestra visita ve a nuestro álbum de Facebook: en estas letras el enlace.

Por Jhohann Castellanos, El Santo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s