Yo no comparto El Chontaduro Si… Carta abierta a la dirección, redacción, lectores y multiplicadores de El Chontaduro

Yo no comparto El Chontaduro si siguen así (esperamos reciban de la mejor forma el contenido de esta carta).

El Chontaduro

Como diría Galeano, aquí va la historia de este sucedido. Nosotros, Santa Palabra, con sus cabezas visibles Fraga y El Santo, nos interesamos en conocer sus contenidos por coincidencias de la vida. Una mañana, sin saber con quién compartiríamos entrevista, asistimos a un programa de televisión en el canal regional Telepacífico y allí nos entrevistaron junto a Julio César Iglesias, uno de los fundadores de El Chontaduro (así lo hizo saber el conductor del programa). En el desarrollo de la emisión conocimos lo que decía Julio y nos emocionó la idea de revisar los artículos del proyecto, sobre todo cuando nos enteramos de que eran textos de Cali para el mundo (¡qué orgullo!). Al despedirnos de El Chontaduro nos fuimos a leerle… Luego, ¡tremenda sorpresa la que recibimos con los artículos!

Ahora bien, antes de continuar debemos confesar que, buscando ser justos en nuestras apreciaciones, hemos leído todos los artículos publicados por El Chontaduro hasta la fecha de la presente (no se asusten con el todos, que hay artículos de cuatro párrafos). En definitiva, hicimos una lectura juiciosa que nos arrojó un resultado lleno de preocupación y asombro. De preocupación por la calidad de los contenidos y de asombro por verlos faltar a la promesa que ustedes lanzan a la gente y en la que dicen: “El Chontaduro es el antídoto contra la politiquería y la corrupción. (Que ustedes son) ciudadanos comprometidos con el desarrollo de la ciudad. Humor, opinión e información”.

Para ser más precisos, más allá de la calidad en la escritura, del olvido de algunas reglas ortográficas básicas, de la flojera periodística en algunos artículos de opinión sobre la ciudad, del uso de fotografías sin Derechos de Autor (deslices naturales en un emprendimiento de este tipo, tan joven, ambicioso y que se pueden afinar y evitar con la práctica), lo que verdaderamente nos preocupa son los recursos humorísticos y la estrategia viral.

Es entendible que la razón de ser para un medio como El Chontaduro sea llegar a más personas, pero esto no debería convertirse en una justificación para escribir sin responsabilidad, más cuando su promesa les compromete, les ubica en la autofagia. No es coherente hablar de compromiso social cuando se hace eco a discursos clasistas, discriminatorios, infravalorando para hacer reír, generalizando sin pensar en las consecuencias, en el sentir de quien lee y al final, cuando el público lector manifiesta su desaprobación, justificarse bajo la idea de “somos chéveres y es en broma”.

El morbo más el humor siempre serán una buena fórmula para que la gente pase información. Le funcionó a Kilm y en la actualidad le funciona hasta a Daniel Samper Ospina; también  funciona en muchos periódicos amarillistas. Vayamos al caso de los titulares únicamente y mencionemos tres ejemplos reales y ficticios: 1) “Se pasó de la raya”, usado para referirse a la muerte del Cazador de cocodrilos Steve Irwin. 2) “Se encontró hombre muerto por treinta puñaladas en la espalda y se presume suicidio”. 3) “Iba por pan y le dieron ¡pum!”. Ante semejantes titulares se asegura la lectura bien sea gracias al morbo, bien sea gracias al humor y en el caso de Facebook uno puede terminar dando “clic” en un Me Gusta.

El Chontaduro puede hacer humor inteligente y descomplicado, para todos y todas. Por supuesto, tal humor reflexivo es más difícil de hacer, de fabricar, pero en este tiempo es urgente. No podemos seguir haciendo réplicas del humor cargado de violencia aunque sepamos que se va a consumir muy bien. Al nombrarnos responsables socialmente estamos reflexionado para vivir en armonía con los demás y en caso de un medio de comunicación para guiar a otros (se habla incluso de ética). Por ejemplo, el chiste clásico de “¿ustedes saben cómo se le brinda libertad a una mujer…? No, pues es muy simple: se le amplía la cocina”, eso era para reír a carcajadas en otra época, reían hombres y mujeres y éstas últimas no se sentían agredidas. Pasó mucho tiempo para poder entender el calibre machista del chiste; todavía hoy descubrimos en nuestra lengua expresiones de exclusión que usamos sin darnos cuenta. Y bueno, para eso se supone que nos sentamos a escribir, para mostrar lo que otros no ven, para cuidar lo que otros no cuidan y al final proponer todo de una forma especial. Estamos llamados a ser adelantados a nuestro tiempo y no unos retrasados.

Es natural que caigan en la tentación de escribir en el lugar común, pero procuren tener cuidado de hacerlo por hacerlo, sólo como para ganar seguidores. Claramente pillarse esto toma tiempo. Nosotros, Univallunos, que bien nos pudimos sentir agredidos cuando se generalizó en uno de sus artículos aludiendo a que somos encapuchados; nosotros, cuenteros de la Colina de San Antonio, que para ustedes no somos una muestra de arte verdadero a la hora de hablar de artes escénicas; nosotros, que hemos viajado en M.I.O.; nosotros, a los que nos gusta el guiso sobre la papa y nunca para referirnos a alguien, discriminando a coterráneos, porque entendemos que esta ciudad es multicolor, pluricultural, donde hay espacio para la diferencia; nosotros, que vemos en una mujer un asunto diferente a su estrato social y su belleza física; nosotros, que sentimos la preocupación esa de “ser pobre” porque la pobreza más peligrosa es la mental, les pedimos humildemente una reflexión y mayor filtro para sus artículos.

Asuman la responsabilidad de haberse querido poner en el foco, de haber querido ser leídos. No contribuyan a sumar más contenido fácil, ese en el que caen las telenovelas sobre el narcotráfico, que tanto daño nos hacen como colombianos y que nos hace extrañar a Bety la Fea cuando ya deberíamos tener por lo menos un centenar de producciones del mismo calibre y calidad. No repliquen las formas de violencia verbal. No olviden que tener tantos seguidores (ganados con anuncios o no ¡qué más da!), implica actuar con responsabilidad. Háganle el quite al humor a partir de la discriminación física, religiosa, política, étnica, de preferencia sexual, de origen geográfico, que ya el mundo está muy jodido para que sigamos por el sendero de la exclusión. Olviden la excusa de “esto es para hacer reír”, que detrás del chiste siempre sale a flote lo que uno es, pues como bien dice el dicho: “cuando más escucho a Pedro hablar de Pablo, más conozco a Pedro y menos a Pablo”.

Finalmente, si la presente carta no es bien recibida, si carece para ustedes de importancia, les agradeceríamos por lo menos un condicional y no generalizar diciendo que hablan por todos los caleños y caleñas. Siendo nosotros del mismo lugar nos gustaría darle a conocer al mundo que nuestro sabor es de un chontaduro distinto, que vemos diferente la cosa y que en Cali se encuentran otros sabores de pensamiento. Para cerrar decimos: sí y sólo sí compartiremos El Chontaduro cuando por fin encontremos un sabor a bueno que ayude a construir ciudad y, cuando así sea, será un honor para nosotros, parafraseando a Augusto Monterroso, pedir a Dios no odiarlos por ser tan buenos escribiendo.

Cordialmente,

Santa Palabra Cuenteros

Anuncios

2 comentarios en “Yo no comparto El Chontaduro Si… Carta abierta a la dirección, redacción, lectores y multiplicadores de El Chontaduro

  1. Bacana esa mentalidad, Cuenteros. Por ese entusiasmo de culturizar, enseñar, abrir la mente y llenarla de buena vibra es que disfruto mucho cuando puedo tomarme una tarde de Colina con ustedes, o un Jueves de Cuentos.

  2. Es un placer leerlos y me uno a su preocupación latente por el contenido ofrecido hoy en las redes sociales, en especial cuando estamos a punto de morir de infoxicación crónica y son pocos los que invitan a la reflexión y muchos los que toman ventaja de la situación para vendernos la idea x o acuñar la idea y.
    Creo que debemos aprovechar las posibilidades que tenemos hoy para masificar las ideas que ayuden a enriquecer la mente, aunque nos demoremos un poquito mas en concebirlas. =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s